LUZ EN EL SENDERO

10 de Enero, 2018

LA VIDA QUE DIOS PREMIA

(Por Charles Stanley) - Leer - Mateo 25.14-30

El pasaje bíblico de hoy nos muestra una de las mayores recompensas que podemos recibir del Señor: su felicitación de “Bien, buen siervo y fiel”. Imagine lo que significa para usted oír esas palabras de su Salvador. ¿Qué puede ser mejor que esto?  

Puesto que lo que está en juego es una recompensa eterna tan grande, necesitamos examinarnos a nosotros mismos para ver si estamos teniendo una vida que Dios alabará. Pensemos en las siguientes áreas.      

Su mente. Cuando usted se despierta en la mañana, ¿piensa primero en Dios o en todo lo que tiene que hacer durante las doce horas siguientes? Lo que usted piense definirá el resto de su día.      

Sus deseos. ¿Quiere escuchar a Dios, andar en sus caminos, y dejarle hacer su voluntad en su vida? Si usted se deleita en el Señor, Él cambiará sus deseos para armonizarlos con los suyos.     

Sus acciones. ¿Es obedecer a Dios lo más importante en su vida? Su deseo es que usted sea un siervo fiel obediente a sus mandamientos.    

Su pureza. ¿Tolera usted el pecado en su vida? La persona piadosa confiesa sin demora cualquier pecado y mantiene cuentas claras con el Señor.      

Su tiempo. ¿Está usted gastando su tiempo en cosas de poco valor o invirtiendo en el reino de Dios?      

Dios nos llama a ser administradores fieles de todo lo que Él nos ha dado. Cada día es importante, porque nuestras recompensas por lo que hagamos en esta vida serán eternas. ¡Qué insensatez es vivir para el mundo, cuando pudiéramos vivir para Cristo y oírle decir: “Bien hecho, buen siervo y fiel”!

 

****************

LA BIBLIA EN UN AÑO:

10/01: Génesis 21-22/ Juan 12

 

****************

PETICIÓN DEL DÍA:

Señor, gracias por este día que tu nos has regalado para mostrar tu gloria y darnos la oportunidad de hablarles de ti a otros…

 

****************

En el amor de Cristo…

Bienvenidos