FUENTE DE VIDA
06 de Junio, 2021

DISTINGUIENDO LA VOZ DE DIOS DE LAS OTRAS VOCES
David Wilkerson

‚ÄúBendecir√© a Jehov√° que me aconseja; Aun en las noches me ense√Īa mi conciencia. A Jehov√° he puesto siempre delante de m√≠; Porque est√° a mi diestra, no ser√© conmovido‚ÄĚ (Salmos 16:7-8). B√°sicamente, David est√° declarando: ‚ÄúDios siempre est√° presente ante m√≠ y estoy decidido a mantenerlo presente en mis pensamientos. √Čl me gu√≠a fielmente d√≠a y noche‚ÄĚ

Algunos cristianos dicen: ‚ÄúEl Se√Īor nunca me habla. Nunca escucho su voz‚ÄĚ. Yo, sinceramente cuestiono esto. ¬ŅC√≥mo podemos afirmar que el Esp√≠ritu de Dios vive y obra en nosotros, pero no nos habla? Si decimos que vivimos y andamos en el Esp√≠ritu, si √©l est√° siempre presente en nuestro coraz√≥n, siempre a nuestra diestra, listo para dirigir nuestras vidas, entonces √©l quiere conversar con nosotros. Quiere un di√°logo; escuchar de nosotros y hablar en nuestras vidas.

Quiz√°s tengas miedo de escuchar las ‚Äúvoces interiores‚ÄĚ. Crees que terminar√°s siendo enga√Īado por tu carne, o por el enemigo. Esta es ciertamente una preocupaci√≥n v√°lida para todo siervo de Jes√ļs. Despu√©s de todo, el diablo le habl√≥ a Cristo mismo.

Pero con demasiada frecuencia, tal cautela se convierte en un miedo paralizante que impide a muchos cristianos lanzarse con fe, confiando en que el Esp√≠ritu de Dios guiar√° fielmente sus pasos. La verdad es que aquellos que pasan tiempo en la presencia de Dios aprenden a distinguir su voz de todas las dem√°s. Jes√ļs dijo de s√≠ mismo: ‚ÄúLas ovejas le siguen [al pastor], porque conocen su voz‚Ķ Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen‚ÄĚ (Juan 10:4, 27).

Tenemos una salvaguardia: Jes√ļs, el Buen Pastor, nos guardar√° del enga√Īo de Satan√°s, a ning√ļn hijo suyo que conf√≠e plenamente en su presencia permanente. √Čl promete hablar con claridad a todos los que tienen comuni√≥n diaria con √©l. Por el contrario, si no damos un paso de fe, si nos negamos a confiar en la gu√≠a del Se√Īor, es seguro que caeremos en el enga√Īo. ¬ŅPor qu√©? Porque si no permitimos que su Esp√≠ritu nos hable, la √ļnica voz en la que confiaremos ser√° la de nuestra carne.

Dios quiere hablarte hoy. √Čl hace a trav√©s de su Palabra, puede hacerlo a trav√©s de un amigo piadoso o mediante la voz suave y apacible del Esp√≠ritu que susurra: ‚ÄúEste es el camino, camina en √©l‚ÄĚ.

 

******************
En el amor de Cristo…