FUENTE DE VIDA
3 de Agosto, 2020

DONDE ESTÁ LA VERDADERA ACCIÓN
(Por Charles Stanley)

La victoria se logra, no en el campo de batalla, sino en el collado de la oración.

Si algo abunda en el Antiguo Testamento es escenas de batallas. Podemos sentirnos tentados a leer por encima de esos pasajes, pensando que son solamente
aburridos registros históricos que no tienen relevancia para nuestra vida hoy. Sin embargo, Dios ha dejado constancia de estos acontecimientos en su Palabra para redargüirnos, corregirnos e instruirnos (2 Ti 3.16). Mediante estos relatos, descubriremos verdades que pueden transformar nuestra vida.

Por ejemplo, pensemos en la guerra entre Israel y los amalecitas, en Éxodo 17.8-16. Esta fue la primera batalla de los israelitas después de que Dios los liberó de la esclavitud en Egipto. Su viaje por el desierto apenas había comenzado cuando los amalecitas comenzaron a atacar a los rezagados en la retaguardia de la caravana (Dt 25.17, 18).

Los israelitas necesitaban ayuda urgentemente porque no se trataba de un combate común y corriente. Los amalecitas eran guerreros experimentados, mientras que los israelitas eran ex esclavos. A pesar de que la victoria parecía imposible, Moisés hizo dos cosas para prepararse. En primer lugar, le dijo a Josué que escogiera hombres para formar un ejército; luego, tomó la vara de Dios y subió con Aarón y Hur a un collado desde donde se divisaba al
campo de batalla.

Mientras el combate arreciaba, Moisés tenía levantada la vara. Cuando sus manos estaban levantadas, los israelitas prevalecían, pero cuando los brazos se le cansaban y caían a sus lados, los amalecitas dominaban. Al ver el problema que tenía Moisés, Aarón y Hur lo sentaron sobre una piedra, y ellos se colocaron a uno y otro lado de él para sostener sus brazos. Antes del anochecer, Josué y sus hombres habían aplastado a su enemigo. Al observar su victoria, podemos aprender mucho sobre el poder de la oración.

 

 

******************

En el amor de Cristo…

Inicio