FUENTE DE VIDA
24 de Junio, 2020

EL LLAMADO A SER UN BUEN PRÓJIMO
(Por Charles Stanley)
Leer – Lucas 10.25-37

Cuando algún ser querido sufre, tratamos de aligerar sus cargas para aliviar su dolor, atender sus necesidades o reparar una falta. Pero si ayudar a familiares y amigos a veces es complicado, ayudar a extraños puede serlo aún más. Sin embargo, la parábola del buen samaritano nos reta a hacerlo.

Situándonos en la historia, es posible que la mayoría de nosotros no se hubiera detenido, incluso en un camino más seguro que la ruta que iba de Jerusalén a Jericó. No obstante, vemos que el samaritano arriesga su seguridad para responder a la necesidad de alguien que no conocía. Del mismo modo, a cada uno de nosotros se le presentan oportunidades de demostrar la misericordia de Dios; pero solo nos daremos cuenta de ellas si ponemos nuestros ojos en la otra persona y no en nosotros.

PIENSE EN ESTO

A menudo ignoramos las necesidades de los demás porque creemos que otra persona ayudará. Los psicólogos sociales llaman a este fenómeno difusión de la responsabilidad. ¿Qué podemos hacer para extender misericordia?

¿Conoce a alguien que demuestra misericordia en su vida cotidiana? ¿Qué puede aprender de su ejemplo?

 

******************
En el amor de Cristo…

Inicio