FUENTE DE VIDA
1 de Julio, 2020

LA DIFERENCIA ENTRE DESEOS Y NECESIDADES
(Por Charles Stanley)

LEER – Salmos 31.8-10

A veces confundimos deseos con necesidades. Podemos llegar a estar tan centrados en nuestros deseos, que los sentimos vitales para nuestro bienestar. Entonces, cuando Dios no satisface nuestra “necesidad”, nos enojamos o nos frustramos.

Si alguna vez nos sentimos así, deberíamos preguntarnos: ¿Es mi petición esencial para cumplir el propósito de Dios o es solo para mi disfrute? Si carecemos de algo para cumplir el plan del Señor, Él responderá cuando oremos para que satisfaga dicha necesidad (Fil 4.19).

Dios también se complace en satisfacer los deseos que se ajustan a su voluntad (Sal 37.4). Y aunque Él no está obligado a conceder deseos o cumplir ningún plan que no sea el suyo, dice que quienes lo buscan no tendrán falta de ningún bien (Sal 34.10). Buscar al Señor por encima de todo significa someter nuestros deseos a su voluntad. Y cuando “nos deleitamos en el Señor” (Sal 37.4), Él también perfeccionará nuestros deseos.

El Padre celestial quiere ser el mayor deleite de sus hijos: Él es Aquel en quien se encuentran la llenura y la satisfacción.

 

******************
En el amor de Cristo…

Inicio